Las experiencias óptimas

Publicado 20 octubre 2009 por Manolo Acabal
Categorías: actualidad, autoayuda, Ciencia, Comunicación, Cultura, Hombre, música

Tags: , , , , ,
Cuando la atención, la motivación y la situación convergen, da como resultado una especie de armonía productiva.

Cuando la atención, la motivación y la situación convergen, da como resultado una especie de armonía productiva.

El profesor Mihály Csíkszentmihályi, reconocido investigador en el campo de la psicología positiva, es el creador del concepto flujo, un estado de la mente asociado a la felicidad. En su libro, Fluir: La psicología de las experiencias óptimas, esboza su teoría de que la gente es más feliz cuando está en un estado de “fluir” (concentración o absorción completa en la actividad o situación en la que se encuentran).

Dicha idea también se ha descrito como la sensación de “estar en la onda” o “ser uno con el entorno”. Se puede decir que es un estado óptimo de motivación intrínseca, en la que la persona está inmersa en lo que está haciendo. Es algo que todos hemos percibido más de una vez, y se caracteriza por una sensación de gran libertad, gozo, compromiso y habilidad, durante la cual las sensaciones temporales (la hora, la comida y el yo) suelen ignorarse.

Csikszentmihalyi ha descrito el fluir como “el hecho de sentirse completamente comprometido con la actividad por sí misma. El ego desaparece. El tiempo vuela. Toda acto, movimiento o pensamiento surgen inevitablemente de la acción, del movimiento y del pensamiento previos, es como si estuviéramos tocando jazz. Todo tu ser está allí, y estás aplicando tus facultades al máximo.”

Para alcanzar un estado de fluir, se debe buscar el equilibrio entre el desafío de la tarea y la habilidad de quien la realiza. Si la tarea es demasiado fácil o demasiado difícil, el fluir no podrá presentarse. También implica una especie de atención enfocada, y se ha observado que la meditación a conciencia, la yoga y las artes marciales pueden mejorar la capacidad de una persona para fluir. Entre otros beneficios, todas estas actividades sirven para entrenar y mejorar la capacidad de atención.

En síntesis, el fluir puede describirse como un estado en el que la atención, la motivación y la situación convergen, dando como resultado una especie de armonía productiva o retroalimentación.

COMUNICACIÓN>RELACIONES PÚBLICAS>IMAGEN Log-mac-sombra

Las “Confesiones negativas”

Publicado 30 septiembre 2009 por Manolo Acabal
Categorías: actualidad, Ética, Cultura, Historia, Hombre, Periodismo, Religión

Tags: , , ,

A propósito de la elección de magistrados de la Corte Suprema de Justicia en Guatemala.

El tribunal de Osiris. Tebas, Dinastía XXI, 1075-945 a.C.

El tribunal de Osiris. Tebas, Dinastía XXI, 1075-945 a.C.

En el Libro de los Muertos, del antiguo Egipto, destacan en el capítulo CXXV las Confesiones negativas que las almas de los difuntos debían hacer para justificar sus acciones en vida ante el tribunal de Osiris (en cuanto a conciencia y moralidad). Quienes superaban la prueba podían llegar a los fértiles campos de Arau (una especie de paraíso). Según lo egipcios, las almas debían justificarse así:

“Traigo en mi corazón la verdad y la justicia, pues he arrancado de él todo mal. No he hecho sufrir a los hombres. No he tratado con los malos. No he cometido crímenes. No he hecho trabajar en mi provecho con abuso. No he maltratado a mis servidores. No he privado al necesitado de lo necesario para la subsistencia. No he hecho llorar. No he matado ni mandado matar. No he tratado de aumentar mis propiedades por medios ilícitos ni de apropiarme de los campos de otro. No he manipulado las pesas de la balanza. No he mentido. No he difamado. No he escuchado tras las puertas. No he cometido jamás adulterio. He sido siempre casto en la soledad. No he cometido con otros hombres pecados contra la naturaleza. No he faltado jamás al respeto debido a los dioses.”

Secuestro masivo en Honduras, hace 27 años

Publicado 25 septiembre 2009 por Manolo Acabal
Categorías: actualidad, Ética, Historia, Hombre, Periodismo

Tags: , , ,
Las contradicciones sociales en Honduras persisten, a tres décadas de que fuera promovida como un oasis de paz en el Istmo.

Las contradicciones sociales en Honduras persisten, a tres décadas de que fuera el "oasis de paz" del Istmo.

Un día como hoy, hace 27 años, la mirada del mundo estaba sobre Honduras al conocerse el desenlace del secuestro masivo más largo en la historia de Centroamérica hecho por un grupo guerrillero. En San Pedro Sula, la segunda ciudad más importante del país, 105 connotados empresarios y funcionarios reunidos en la Cámara de Comercio e Industrias de Cortés (CCIC) fueron tomados como rehenes por el movimiento “Cinchonero”.

Una semana antes, el 17 de septiembre de 1982, la noticia sorprendió al planeta: Doce guerrilleros pertenecientes al comando “Patria o muerte” habían tomado el edificio cuando ahí se discutían las políticas económicas impulsadas por el recién instalado gobierno civil conducido por el liberal Roberto Suazo Córdova, a quien ahora algunos consideran responsable de la consolidación de “un proceso de ultraderechización del país”, al endurecer la Doctrina de Seguridad Nacional, a la que se atribuyen una serie de asesinatos políticos.

El Movimiento Popular de Liberación “Cinchonero” (MPL-C) pedía a cambio de los rehenes, entre otras condiciones,  la libertad para varios presos políticos, el rechazo a la presencia de tropas y asesores militares extranjeros en el país y la derogación de un decreto aprobado meses antes en el Congreso Nacional que penalizaba las protestas sociales.

En ese periodo Honduras se vendía como un “oasis de paz”, al margen de los sangrientos conflictos políticos de sus vecinos del Istmo (Nicaragua, El Salvador, Guatemala), por ello causó revuelo la toma de rehenes, que fue parte de una serie de acciones dirigidas a poner de relieve las contradicciones sociales hondureñas.

En los primeros días, como parte de la presión psicológica para cansar a los secuestradores mientras se daban las negociaciones, ocurrieron intermitentes tiroteos entre los guerrilleros y las fuerzas de seguridad del Estado. En paralelo, el gobierno, apoyado por el “sindicalismo democrático”, organizó el 21 de septiembre, en San Pedro Sula, una multitudinaria manifestación pública para condenar la toma de la CCIC.

Algunos de los mensajes de las pancartas, según informes de prensa, decían: “Terroristas a fregar a su tierra”, “Gobierno, Pueblo y Ejército estamos unidos para combatir el terrorismo”, “Comunismo no, viva la democracia”. El presidente Roberto Suazo participó en la marcha.

Después de ocho días de negociaciones, los integrantes del comando “Patria o Muerte” liberaron a los últimos rehenes y tomaron un avión rumbo a La Habana, Cuba, gracias a los oficios interpuestos por el gobierno de Panamá. El movimiento “Cinchonero” no consiguió que el gobierno cumpliera con sus peticiones. No obstante, la acción tuvo publicidad mundial y atrajo la atención sobre la realidad que se vivía en Honduras.

Casi tres décadas después, el presidente Manuel Zelaya, depuesto por un golpe de Estado el 28 de junio pasado, se encuentra asilado en la embajada de Brasil acreditada en Honduras, en busca de ser restituido en el poder después de haber sido  sacado por la fuerza al insistir en promover reformas a la Constitución del país. Con esta crisis el pueblo hondureño ha sufrido daños irreparables. Esperemos que en esta ocasión el sacrificio no sea en vano.

  • (Con información de: El fenómeno de los movimientos guerrilleros en honduras: el caso del movimiento popular de liberación “cinchonero”. Revista de estudios, Universidad de Costa Rica)

COMUNICACIÓN>RELACIONES PÚBLICAS>IMAGEN Log-mac-sombra

Manipulación de la verdad, el caso de Honduras

Publicado 22 septiembre 2009 por Manolo Acabal
Categorías: actualidad, Ética, Comunicación, Historia, Hombre, letras, Periodismo

Tags: , , , ,

Manipular es presentar lo falso como verdadero, y la forma más clara de manipulación es la mentira.

Zelaya busca su reinstalación en la Presidencia de Honduras.

Zelaya busca su reinstalación en la Presidencia de Honduras.

Desde el golpe de Estado del 28 de junio, los habitantes de Honduras han sido abusados por la propaganda y contrapropaganda de los dos bandos que disputan el poder político en el país. Esto implica que la población escucha, mira y lee información deformada acerca de la realidad, pues los mensajes propagandísticos con frecuencia van acompañados con distorsión de los hechos, dirigidos a estimular los prejuicios y las pasiones de la masa, no el uso de la razón.

El retorno del depuesto presidente Manuel Zelaya a su país ha llevado al clímax la tragicomedia iniciada hace casi tres meses, cuando fue sacado por la fuerza de su casa y llevado a Costa Rica, señalado de querer convertirse en dictador y perpetuarse en el poder. La estratagema urdida por los seguidores del ahora presidente de facto Roberto Micheletti ha sido repudiada de manera casi unánime, prueba de ello es que su gestión no ha sido reconocida por la comunidad internacional.

Micheletti y sus seguidores buscan que Zelaya sea juzgado y procesado.

Micheletti y sus seguidores quieren que Zelaya sea procesado.

Sin duda, a partir de ahora, se llegará a los niveles más altos de tensión como consecuencia de los ánimos predispuestos del público por la propaganda y ocurrirán una serie de acontecimientos que desenredarán la folclórica trama político-legal para que todo vuelva a la “normalidad”. Ojalá que ese desenlace ocurra sin derramamiento de sangre, pues ya lo decía Octavio Paz: “las masas humanas más peligrosas son aquellas en cuyas venas ha sido inyectado el veneno del miedo… Del miedo al cambio.”

Esa peligrosa facilidad con que la muchedumbre agitada cambia de parecer ante los hechos cuando se manipula la verdad, fue  plasmada de manera admirable por William Shakespeare en la obra “Julio César”, con la oración fúnebre de Antonio, que me parece oportuno repasar ante lo que se viene en Honduras.

Este clásico discurso lo puso Shakespeare en boca de Marco Antonio, amigo de Julio César, ante el cadáver de éste, después de haberse llevado a cabo el complot en que murió asesinado con la participación de Bruto. Marco Antonio trataba de ganar el pueblo a la causa de los amigos de César:

BRUTO. -Si hubiese alguno en esta asamblea que profesará entrañable amistad a César, a él le digo que el afecto de Bruto por César no era menos que el suyo. Y si entonces ese amigo preguntase por qué Bruto se alzó contra César, ésta es mi contestación: “No porque amaba a César menos, sino porque amaba más a Roma.” ¿Preferiríais que César viviera y morir todos esclavos a que esté muerto César y todos vivir libres? Porque César me apreciaba, le lloro; porque fue afortunado, le celebro; como valiente, le honro; pero por ambicioso, le maté. Lágrimas hay para su afecto, gozo para su fortuna, honra para su valor y muerte para su ambición. ¿Quién hay aquí tan abyecto que quisiera ser esclavo? ¡Si hay alguno, que hable, pues a él he ofendido! ¿Quién hay aquí tan estúpido que no quisiera ser romano? ¡Si hay alguno, que hable, pues a él he ofendido! ¿Quién hay aquí tan vil que no ame a su patria? ¡Si hay alguno, que hable, pues a él he ofendido! Aguardo una respuesta.

TODOS. – ¡Nadie, Bruto, nadie!

BRUTO. – ¡Entonces, a nadie he ofendido! ¡No he hecho con César sino lo que haríais con Bruto! Los motivos de su muerte están escritos en el Capitolio. Su gloria no se amengua, en cuanto la merecía, ni se exageran sus ofensas, por las cuales ha sufrido la muerte.

TODOS. – ¡Viva Bruto! ¡Viva, viva!

CIUDADANO PRIMERO. – ¡Conduzcámosle en triunfo hasta su casa!

ANTONIO. -¡Amigos, romanos, compatriotas, prestadme atención! ¡Vengo a inhumar a César, no a ensalzarle! ¡El mal que hacen los hombres les sobrevive! ¡El bien queda frecuentemente sepultado con sus huesos! ¡Sea así con César! El noble Bruto os ha dicho que César era ambicioso. Si lo fue, era la suya una falta, y gravemente lo ha pagado. Con la venía de Bruto y los demás -pues Bruto es un hombre honrado, como son todos ellos, hombres todos honrados- vengo a hablar en el funeral de César. Era mi amigo, para mí leal y sincero, pero Bruto dice que era ambicioso, y Bruto es un hombre honrado. Infinitos cautivos trajo a Roma, cuyos rescates llenaron el tesoro público. ¿Parecía esto ambición en César? Siempre que los pobres dejaran oír su voz lastimera, César lloraba. ¡La ambición debería ser de una sustancia más dura! No obstante, Bruto dice que era ambicioso, y Bruto es un hombre honrado. Todos visteis que en las Lupercales le presenté tres veces una corona real, y la rechazó tres veces. ¿Era esto ambición? No obstante, Bruto dice que era ambicioso, y, ciertamente, es un hombre honrado. ¡No hablo para desaprobar lo que Bruto habló! ¡Pero estoy aquí para decir lo que sé! Todos le amasteis alguna vez, y no sin causa. ¿Qué razón, entonces, os detiene ahora para no llevarle luto? ¡Oh raciocinio! ¡Has ido a buscar asilo en los irracionales, pues los hombres han perdido la razón! ¡Toleradme! ¡Mí corazón está ahí, en ese féretro, con César, y he de detenerme hasta que torne a mí…
¡Si tenéis lágrimas, disponeos ahora a verterlas! ¡Todos conocéis este manto! Recuerdo cuando César lo estrenó. Era una tarde de estío, en su tienda, el día que venció a los de Nervos. ¡Mirad: por aquí penetró el puñal de Casio! ¡Ved qué brecha abrió el implacable Casca! ¡Por esta otra le hirió su muy amado Bruto! ¡Y al retirar su maldecido acero, observad cómo la sangre de César parece haberse lanzado en pos de él, como para asegurarse de si era o no Bruto el que tan inhumanamente abría la puerta!

¡Porque Bruto, como sabéis, era el ángel de César! ¡Juzgad, oh dioses, con qué ternura le amaba César! ¡Ése fue el golpe más cruel de todos, pues cuando el noble César vio que él también le hería, la ingratitud, más potente que los brazos de los traidores, le anonadó completamente! ¡Entonces estalló su poderoso corazón, y, cubriéndose el rostro con el manto, el gran César cayó a los pies de la estatua de Pompeyo, que se inundó de sangre!

Los que han consumado esta acción son hombres dignos. ¿Qué secretos agravios tenían para hacerlo? ¡Ay! Lo ignoro. Ellos son sensatos y honorables, y no dudo que os darán razones. ¡Yo no vengo, amigos, a concitar vuestras pasiones! Yo no soy orador como Bruto, sino, como todos sabéis, un hombre franco y sencillo, que amaba a su amigo, y esto lo saben bien los que públicamente me dieron licencia para hablar de él. ¡Porque no tengo ni talento, ni elocuencia, ni mérito, ni estilo, ni ademanes, ni el poder de la oratoria, que enardece la sangre de los hombres! Hablo llanamente y no os digo sino lo que todos conocéis. ¡Os muestro las heridas del bondadoso César, pobres, pobres bocas mudas, y les pido que ellas hablen de mí! ¡Pues si yo fuera Bruto y Bruto fuera Antonio, ese Antonio exasperaría vuestras almas y pondría una lengua en cada herida de César, capaz de conmover y levantar en motín las piedras de Roma!

TODOS. – ¡Nos amotinaremos!

CIUDADANO PRIMERO. – ¡Prendamos fuego a la casa de Bruto!

CIUDADANO 3. -¡En marcha, pues! ¡Venid! ¡Busquemos a los conspiradores!

(Shakespeare, Julio César)

COMUNICACIÓN>RELACIONES PÚBLICAS>IMAGEN macAbal3

Chapines, de la Independencia y de hoy

Publicado 13 septiembre 2009 por Manolo Acabal
Categorías: actualidad, Cultura, Historia, Hombre, letras, Periodismo

Tags: , , , ,
José Milla (1822-1882) creador del personaje Juan Chapín.

José Milla (1822-1882) creador del personaje "Juan Chapín."

“El tipo del verdadero y genuino chapín, tal como existía a principios del presente siglo, va desapareciendo, poco a poco, y tal vez de aquí a algún tiempo se habrá perdido enteramente,” advertía José Milla y Vidaurre en uno de sus cuadros de costumbres (El chapín) a mediados del siglo XIX. Inmediatamente continúa:

“Conviene, pues, apresurarse a bosquejarlo antes de que se borre por completo, como se aprovechan los instantes para retratar a un moribundo cuyo recuerdo se quiere conservar. El chapín es un conjunto de buenas cualidades y defectos, pareciéndose en esto a los demás individuos de la raza humana pero con la diferencia de que sus virtudes y sus faltas tienen cierto carácter peculiar, resultado de circunstancias especiales. Es hospitalario, servicial, piadoso, inteligente; y si bien por lo general no está dotado del talento de la iniciativa, es singularmente apto para imitar lo que otros hayan inventado. Es sufrido y no le falta valor en los peligros. Es novelero y se alucina con facilidad; pero pasadas las primeras impresiones; su buen juicio natural analiza y discute, y si encuentra, como sucede con frecuencia, que rindió el homenaje de su fácil admiración a un objeto poco digno, le vuelve la espalda sin ceremonia y se venga de su propia ligereza en el que ha sido su ídolo de ayer. Es apático y costumbrero; no concurre a las citas, y si lo hace, es siempre tarde; se ocupa de los negocios ajenos un poco más de lo que fuera necesario y tiene una asombrosa facilidad para encontrar el lado ridículo a los hombres y a las cosas.”

“El verdadero chapín (no hablo del que ha alterado su tipo extranjerizándose), ama a su patria ardientemente, entendiendo con frecuencia por patria la capital donde ha nacido; y está tan adherido a ella, como la tortuga al carapacho que la cubre. Para él, Guatemala es mejor que París; no cambiaría el chocolate, por el té ni por el café (en lo cual tal vez tiene razón). Le gustan más los tamales que el vol-au-vent, y prefiere un plato de pipián al más suculento roastbeef. Va siempre a los toros por diciembre, monta a caballo desde mediados de agosto hasta el fin del mes; se extasía viendo arder castillos de pólvora; cree que los pañetes de Quezaltenango y los brichos de Totonicapán pueden competir con los mejores paños franceses y con los galones españoles; y en cuanto a música, no cambiaría los sonecitos de Pascua por todas las óperas de Verdi.”

“Habla un castellano antiquísimo: vos, habís, tené, andá; y su conversación está salpicada de provincialismos, algunos de ellos tan expresivos como pintorescos. Come a las dos de la tarde: se afeita jueves y domingo, a no ser que tenga catarro, que entonces no lo hace así le maten; ha cumplido cincuenta primaveras y le llaman todavía niño fulano; concurre hace quince años a una tertulia, donde tiene unos amores crónicos que durarán hasta que ella o él bajen a la sepultura. Tales son, con otros que omito, por no alargar más este bosquejo, los rasgos principales que constituyen al chapín legitimo; del cual, como tengo dicho, apenas quedan ya unas pocas muestras…”

Así describía José Milla (conocido también por el pseudónimo Salomé Jil) al típico chapín de la sociedad guatemalteca del siglo XIX, la generación que vivió los albores de la indepencia política de Centroamérica.

Pero, ¿qué queda del legítimo chapín descrito por Pepe Milla? Para formarse una idea, vea una versión coloquial haciendo click en estos dos videos: “Guate es calidá 1”  y “Guate es calidá 2” .

COMUNICACIÓN>RELACIONES PÚBLICAS>IMAGEN Log-mac-sombra

Gesta de independencia y periodismo combativo

Publicado 7 septiembre 2009 por Manolo Acabal
Categorías: actualidad, Ética, Comunicación, Cultura, Medios, Periodismo

Tags: , , , , ,
Facsimil del primer número del Editor Constitucional.

Facsimil del primer número del Editor Constitucional.

El 24 de julio de 1820 es una fecha impresa con tinta imborrable en la historia del periodismo guatemalteco. Cuando más lo necesitaban los hombres y mujeres que gestaban la independencia de Centroamérica, salió a luz el primer ejemplar de “El Editor Constitucional”, un periódico concebido para divulgar ideas emancipadoras, y con ello emergió el periodismo combativo en el Istmo.

La restitución de la libertad de imprenta (semejante a la Ley de libertad de expresión) por el rey español Fernando VII, quien fue obligado a jurar la suprimida Constitución de Cádiz de 1812, fue aprovechada por el doctor Pedro Molina* para iniciar la publicación del Editor con la clara intención de difundir las ideas independentistas en el Istmo y avivar las llamas de la libertad.

Apenas 12 días antes, el líder indígena Atanasio Tzul, había sido coronado rey en San Miguel, Totonicapán, como resultado de una revuelta contra el pago de tributos exigidos por los representantes de la corona española, lo cual da una idea de la precaria situación política imperante en las colonias.

La lucha de Molina, junto con otros intelectuales de la época influidos por la Ilustración (alimentada por las ideas de Rousseau, Voltaire y Montesquieu), se vieron coronadas con la firma del Acta de Independencia, el 15 de septiembre de 1821 (ver texto del Acta).

Molina estaba convencido de que romper los vínculos con la Corona era conveniente para los intereses de la oligarquía local, que buscaba mantener el status quo y además asumir el control total. No obstante en sus escritos se refería a la importancia del derecho de libre expresión para el establecimiento de un gobierno justo y del imperio de la Ley, tal como lo expuso en su  “Prospecto de un periódico que se intenta establecer en Guatemala”:

  • “El libre uso de la palabra es como la divisa de un pueblo libre; pues el poder establecer la opinión pública acerca de sus derechos, de donde deben emanar las leyes, es lo que en realidad constituye su soberanía. Sería ésta no más que de un momento si se limitase a la facultad de nombrar sus representantes: el resto de su vida el ciudadano no sería más que un vasallo, o por mejor decir, un esclavo, si le estuviera prohibido manifestar libremente sus opiniones, y dar a sus diputados la ilustración necesaria acerca de sus verdaderos intereses. Por otra parte, ¿qué pueblo podrá mantener una ley, cuyas infracciones no pueda reclamar altamente en el tribunal de la opinión pública? Seríamos, pues, culpables ante la misma ley los que alcanzando estos principios no ofreciésemos a nuestros conciudadanos la ocasión de defenderla. Con este objeto intentamos establecer un periódico intitulado: El Editor Constitucional de Guatemala.” Pedro Molina, 1820.
  • [Fuente: MOLINA, Pedro, “Prospecto de un periódico que se intenta establecer en Guatemala”, en: Escritos del Doctor Pedro Molina, Tomo I, Guatemala: Editorial del Ministerio de Educación Pública, 1954, p. 1]
Doctor Pedro Molina.

Doctor Pedro Molina.

El siguiente es un escrito de Molina publicado el 30 de julio de 1821 en el Editor Constitucional. Vale destacar cómo denuncia el estado de sometimiento de las colonias españolas para fundamentar sus argumentos libertarios:

  • “El Supremo Hacedor creó a los hombres iguales. No dio derechos a unos para oprimir a otros. La naturaleza no conoce distinciones, ni ha concedido prerrogativas, que destruyan el equilibrio de la igualdad. Los europeos son hombres; lo son también los americanos; unos y otros han nacido para ser felices; unos y otros tienen derecho para buscar su felicidad; a unos y otros los impele igualmente su corazón. Si los americanos, pues, están persuadidos de que su felicidad depende de que se separen de la península ¿qué razón hay para que se califique de criminal su deseo? Pudiera decírseme que su cálculo es errado; mas yo no lo creo así. Veamos los fundamentos. Que los americanos desde la Conquista hayan sufrido enormes males, es evidente. No se les han proporcionado medios de ilustrarse; porque una política inhumana así lo ha querido; se les prohibió el cultivo de viñas y olivares, porque así lo quiso el vil interés de los que deseaban ser dueños exclusivos del vino y del aceite. Se abolieron sus sociedades patrióticas; se demolieron sus fábricas; se pusieron trabas y grillos a las manos del industrioso; se prohibió la explotación de sus minas de azogue, y hasta 1793 la elaboración de las de hierro; se prohibió con rigurosas penas el comercio entre ambas Américas. Casi se les ha excluido del goce de los empleos aún de su propio suelo, rarísimo lograba en la Península alguno de rango. Finalmente, la América separada por leyes del trato, comercio y toda comunicación con las demás naciones parecía un cartujo en el mundo político. ¡Cómo han sido tratados los americanos!!! Admiren las otras naciones su sufrimiento. Es principio inconcuso que el bien de la mayor parte de una nación es el bien público, y que el voto del mayor número es preferente al del menor. Nueve millones de habitantes tiene la Península. Humboldt calcula en la América española, sin contar las dos Floridas, trece millones: éstos quieren separarse de los nueve de España. Un exceso de cuatro millones de votos opinan por la independencia, es decir, un número mucho mayor; ¿por qué en sólo este caso se pretende que prevalezcan, en la deliberación de un punto de tanta importancia, nueve contra trece millones de votos? Las leyes son pactos voluntarios. Las sociedades tienen por base el consentimiento de los que las forman, ¿y sólo cuando se trata de la independencia de América se falsifican estos principios? Justicia, virtud sublime, sólo cuando eres respetada, puede haber paz entre los hombres. ¿A dónde te has ausentado? Los españoles y los americanos disputan, ven y da a cada uno lo que es suyo.”
  • [Fuente: MOLINA, Pedro, Escritos del Doctor Pedro Molina, Tomo Tercero, Guatemala: Editorial “José de Pineda Ibarra”, Ministerio de Educación, 1969, pp. 681-683.]

El texto siguiente es una salutación publicada el lunes 3 de septiembre de 1821 en “El Genio de la Libertad”, editado también por el doctor Pedro Molina:

“A la Libertad”

  • ¡Libertad, don divino dado a los hombres por el Creador para alivio de sus penas, yo te bendigo! Dejas ver en medio de los mortales tu rostro consolador, y al punto desaparecen con la ligereza del rayo la opaca tristeza y la devoradora melancolía. Tu espada persigue de muerte a los tiranos; tu aspecto los hace temblar, y la humanidad oprimida se llena de júbilo al mirarte. Tú vengas los ultrajes hechos al pobre, tú castigas los enormes delitos del rico orgulloso, y cubierta con el escudo impenetrable de las santas leyes arrostras sin miedo las sanguinarias falanges del despotismo. La justicia que ampara al desvalido, la pura virtud te acompañan por todas partes, y el heroísmo y valor te preceden. Tú rompes las injustas cadenas que oprimen a los seres más nobles, tú derrocas los tronos fastuosos de la usurpación, y teñida con la sangre impura de los opresores del género humano vuelas al socorro de los infelices que gimen en la miseria. Las ciencias y las artes te deben su esplendor, tú las recibes bajo tu égida inmortal y tu mano bienhechora las llena de honores. Has venido a fijar entre nosotros tu morada y todos corremos a ponernos a la sombra de tu estandarte. Los americanos te han erigido un altar indestructible, tú esgrimirás en favor nuestro el acero de la justicia, y la tiranía dejará de existir. Eterna maldición a los enemigos de tu nombre. ¡Loor y bienes eternos a los que te aman!”
  • [Fuente: El Genio de la Libertad, Lunes 3 de septiembre de 1821, Nº 15, Fol 113. Reproducido en: Escritos del Doctor Pedro Molina, ob. cit., p. 736.]

El Editor llegó a los lectores los lunes del 24 de julio de 1820 al 20 de agosto de 1821, con la opción de adquirir una suscripción semestral. El precio era de tres pesos seis reales en la capital y cuatro pesos cuatro reales en las demás provincias. Pedro Molina se vio obligado a clausurar el “El Editor Constitucional”  y creó “El genio de la Libertad”. Después del Editor surgieron otras publicaciones que daban lugar a la polémica política, entre las que destacó “El Amigo de la Patria”, de tendencia conservadora.

  • *Pedro Molina (Guatemala, 1777-1854) tuvo como esposa a Dolores Bedoya de Molina. Firmó el Acta de Independencia de Guatemala el 15 de septiembre de 1821, fue miembro de la Junta Provisional de Gobierno de las Provincias Unidas de Centroamérica (1823) y jefe del Estado de Guatemala (1829-1830).

COMUNICACIÓN>RELACIONES PÚBLICAS>IMAGEN Log-mac-sombra

Luis Cardoza y Aragón: Entrevista en el exilio a un niño de muchísimos años

Publicado 4 septiembre 2009 por Manolo Acabal
Categorías: actualidad, Ética, Cultura, Filosofía, Hombre, letras, Periodismo

Tags: , , , , , ,
Luis Cardoza y Aragón, por José Clemente Orozco, pintor y muralista mexicano.

Luis Cardoza y Aragón, por José Clemente Orozco, pintor y muralista mexicano.

Por Patricia Vega*

Atardecer frente al mar. Nos dice don Luis, casi en susurro: “Siempre he tenido una visión crítica y nunca he podido ser incondicional de nadie. La razón fundamental de mi vida ha sido no aceptar dogmas y esto, por supuesto, me ha provocado algunas molestias como el ser exiliado perpetuo de mi pueblo natal: Antigua, Guatemala, que no piso desde hace cuarenta años”.

De don Luis Cardoza y Aragón** ya no podremos leer líneas de su mano: el abundante río se entregó al reposo. Queda con nosotros el caudal de sus libros y palabras.

La charla que a continuación reproducimos tuvo lugar en Mazatlán, Sinaloa, cuando la reportera (junto con Alberto Ruy Sánchez, Margarita de Orellana, Jaima Labastida Ochoa, Juan Buñuelos, Alejandro Aura y Carmen Boullosa) acompañó a ese niño de muchísimos años, a recibir el Premio Mazatlán de Literatura por su “magnífico” libro Miguel Ángel Asturias, casi novela, publicado por la editorial Era. (P. V.)

– Don Luis, platicando con Juan Buñuelos, el poeta chiapaneco dijo que en Ud. confluyen la ética, la estética y la conciencia social…

– Mi vida es un delta: mi trabajo de escritor que es memoria: la imaginación que es la creación, y mi conducta ética que me ha obligado a vivir más de la mitad de mi vida en el exilio.

– ¿Se considera un rebelde?

– No, para nada, soy un hombre tranquilo. Lo que sí creo es que no me dejo guiar con facilidad: yo escojo mis caminos o los invento.

– Hoy, que las relaciones internacionales se centran en el intercambio económico –business are business– ¿cuál es la tarea de los escritores?

– En primer lugar, superarse a sí mismos. El primer deber de un escritor es escribir bien: luego, su participación en la vida política es algo lateral.

– ¿Pueden los libros cambiar el destino de una sociedad?

– Lo han hecho de cierta manera. El Contrato Social de Rosseau tuvo, indudablemente, mucho peso en la Revolución Francesa. El pensamiento de Marx también tuvo mucho peso sobre un hombre extraordinario de este siglo como lo fue Lenin; pero Lenin murió y no pudo dirigir la revolución y finalmente Stalin tomo el poder y ya sabemos a dónde nos condujo. Pero volviendo a su pregunta: es indudable la influencia de los libros, periódicos, revistas y de los medios modernos de comunicación como la televisión y la radio, en la opinión popular. En el terreno específico de los libros, son las ideas que se han manejado en ellos las que han motivado muchos de los grandes cambios que ha habido en el mundo. Sin embargo, creo que no ha habido progreso en la humanidad en su humanidad intrínseca: la barbarie se mantiene igual Por ejemplo, se va a celebrar el Quinto Centenario, pero nosotros no podemos reprochar y pedirle cuentas a España de lo que sucedió hace cinco siglos, no es posible. Desde luego que yo he estado siempre con los indígenas de Guatemala, pero comprendo que reprochar a los españoles contemporáneos es inútil. Además, a España le debo un admirable, magnífico y espléndido tesoro: el idioma español.

– Ya que Ud. toca el tema, ¿cómo ve los actuales movimientos indios?

– Ese es un tema muy delicado que se ha tratado en muchos libros y la discusión continúa. Pero creo que en Guatemala, los casi treinta años de guerra han despertado la conciencia indígena y también la conciencia de los ladinos. Pero mi deseo es que en Guatemala no haya ni indios ni ladinos sino solo guatemaltecos.

– Precisamente, algunos de los demonios contemporáneos son el racismo, la xenofobia, la agudización de la pobreza…

– Por eso creo que el destino de nuestros países es muy oscuro. No soy futurólogo, pero sí sé que los planteamientos actuales nos dicen que habrá muchas dificultades inmediatas.

– ¿Cree posible el Sueño Bolivariano? ¿Por qué Europa si se puede unir y los latinoamericanos no?

– Es por atraso social. Siempre se habla mucho de latinoamericanismo y es un bla-bla espantoso, nuestros pueblos estan muy incomunicados entre sí: las clases políticas en Latinoamerica, con excepciones muy valiosas, no se han distinguido precisamente por su patriotismo y esto se ha manifestado en la corrupciónsociopolítica de muchos de nuestros pueblos. Las clases políticas permiten que se abuse de nuestras economías y riquezas. Aquí hay una labor para los intelectuales: la denuncia constante de estos asuntos. (Cardoza y Aragón, “el conquistador español” como afectuosa y socarronamente le llamara Carlos Monsiváis, interrumpemomentáneamente la entrevista. Se levanta con dificultad: es el cuerpo el que se ha devastado como guijarro a la intemperie. La lucidez permanece intacta.)

– Don Luis, ¿tiene Ud. ordenados sus libros?

– ¿Ordenados? ¡Si soy el hombre mas desordenado que hay! No sé donde he publicado ciertas cosas que me interesaría leer ahora. Hay una universitaria que está recopilando mis aforismos, creo que puede quedar un libro muy simpático.

– Nunca hubiese imaginado que Ud. fuese desordenado…

– Yo quisiera tener gente que me ayude. Enviude en el 88 -mi mujer se llamaba Lya y a ella está dedicada mi obra- y mi mujer me ayudaba muchísimo. Mis ojos están muy cansados, ya me cuesta mucho leer ciertas cosas porque la letra es muy chica. A veces le pido a la persona que me atiende que lea para mí.

– ¿Le dicta Ud. a una grabadora?

– No, yo escribo a mano; despues no entiendo yo mismo lo que escribo porque tengo mala letra. Esos manuscritos se pasan a máquina y sobre el escrito a máquina, trabajo de nuevo.

 – ¿Corrige mucho?

– Yo diría que sí…lo fundamental está desde el primer impulso. Después lo demás es ornato: suprimir repeticiones y cosas de esas.

– ¿Es el periodismo base para un escritor?

– Sirve de mucho para la formacion, pero después hay que dejarlo y ponerse a hacer uno sus trabajos de creación. El trabajo de picar piedra es realmente una chamba muy ingrata, aunque el buen periodismo -las grandes crónicas, artículos de fondo, reportajes políticos- ha sido recogido en libros. Pero en México los periodistas están mal pagados. También son pocos los escritores que viven absolutamente de sus libros, que han recibido grandes premios o que viajan por las universidades dando conferencias. Recibí el premio Neruda de los soviéticos el año pasado, me ofrecieron pasajes, pero decidí no ir. Incluso venir aquí, a Mazatlán, me tiene tremendamente fatigado, ya no soy un jovencito.

– Usted dijo que era un niño…

– Un niño de excesivos años, exhaustivos años. Todos mis libros ya están empacados para regalarlos a Guatemala. Ya me estoy viendo como Carlos V, en mis propios funerales…

—–

*Entrevista a Luis Cardoza y Aragón, publicada el 5 de septiembre de 1992 en el periodico La Jornada, de México.

**Luis Cardoza y Aragón (Antigua Guatemala, 21 de junio de 1901 – México, 4 de septiembre de 1992), poeta y ensayista; uno de los intelectuales latinoamericanos más determinantes del siglo XX.

“La poesía es la única prueba concreta de la existencia del hombre”, Luis Cardoza y Aragón.

(En memoria de su vida y obra)

Fuente: http://www.revista.agulha.nom.br/bh30aragon1.htm

Recomendado: “Luis Cardoza y Aragón, la última entrevista”

 COMUNICACIÓN>RELACIONES PÚBLICAS>IMAGEN macAbal3